Si tienes miedo, hazlo con miedo, pero hazlo.

Seguimos con la serie de publicaciones dedicadas a ayudar a todos aquellos que están iniciando un nuevo negocio.

Si estás emprendiendo, lo más normal es que tengas muchas dudas e incluso algún miedo. Todo el mundo en esas circunstancias los tiene. 

Seguro que habrás escuchado comentar a artistas famosos con muchos años de carrera a sus espaldas que están sometidos a dudas constantes y que tienen que buscar a profesionales que les ayuden a gestionar su dialogo interior. 

Todos, en menor o mayor medida, tenemos miedos. 

El miedo bien gestionado nos ayuda a no relajarnos, a estar continuamente alerta, nos ayuda a ser mejores cada día. Lo más importante es que sepamos manejarlo sin que nos llegue a inmovilizar impidiéndonos lograr nuestros objetivos.

Pero mal gestionado, el miedo nos impide disfrutar de una vida plena, incluso nos impide salir de surrealistas zonas de confort, realizando maratonianas jornadas de trabajo con salarios ridículos, impidiéndonos ampliar nuestras opciones acometiendo cambios que nos permitan vivir con plenitud.

Cada uno tiene sus propios temores, los autogenerados y los heredados de nuestros ancestros por sus propias experiencias vitales, lo que acaba enraizando como inseguridades nuestras. 

Lo importante es conocer como funciona nuestra mente, controlar este sentimiento y avanzar día a día un paso más hacía aquello que quieres alcanzar gestionando bien nuestras acciones.

Dejemos de preocuparnos por lo que dirán de nosotros. Asumamos que vamos a ser juzgados permanentemente. Incluso la gente que más te quiere lo va hacer. En muchos casos no lo hacen para hacerte daño ni mucho menos sino para protegerte, pero lo hacen desde sus propios miedos e inseguridades.

Muchos te juzgaran pero verás que pocos se atreverán a hacer lo que tú haces.

Utilicemos los datos.

La población estimada en el planeta Tierra es de aproximadamente de 7.846.000.000 de personas. De media tenemos relación con 100 personas al año y podremos conocer de media a 1000 personas.

Con esas cifras qué mas te da lo que piensen unos pocos de ti, si tu te estás dirigiendo al mundo.

Vence tus temores, tomate tu tiempo, y cuando lo hagas, verás como detrás de esos miedos encontraras el éxito.

 

Una de mis frases favoritas es una de Franklin D. Roosevelt en la que decía.

“A lo único a lo que debemos de tener miedo es a nuestro propio miedo”.

Por tanto, “Si tienes miedo, hazlo con miedo, pero hazlo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.